Polisomnografía

Polisomnografia Nocturna (PSGN)

Consiste en el registro de la actividad cerebral, de la respiración, del ritmo cardiaco, de la actividad muscular y de los niveles de oxígeno en la sangre mientras se duerme.
Es una prueba indicada para el estudio de distintos trastornos de sueño y se realiza durante la noche.
Previamente al comienzo de la prueba es necesario la preparación del paciente para el estudio, para ello se aplican unos electrodos (sensores) en el cuero cabelludo y en otras partes de la cara y cuerpo, así como distintos sensores para valorar la función cardiorrespiratoria.
La duración del estudio es de unas 8-9 horas, por lo que acudirá a la clínica a las 21:30 horas, permaneciendo en ella hasta las 7:00 horas aproximadamente. Al día siguiente se retirarán todos los electrodos (algunos de ellos con un disolvente), pudiendo después continuar con la actividad normal.

Riesgos

  • Una polisomnografía es una prueba diagnóstica, no terapéutica, es indolora y no invasiva. Se realiza a sujetos de cualquier edad y en cualquier situación Las complicaciones son poco frecuentes. El efecto secundario más frecuente es la irritación de la piel causada por el adhesivo que se usa para adherir los sensores de la prueba a la piel. Por lo general, no se recomienda dormir la siesta antes de hacerse un estudio de sueño.


Cómo prepararse

  • Llegas al centro de sueño en la tarde para la polisomnografía nocturna y permaneces durante la noche. Puedes traer elementos que utilizas en tu rutina a la hora de dormir y puedes dormir con tu propia ropa para dormir. No tomar estimulantes (té, café, colas, alcohol, etc.) ni dormir siesta el día de la prueba.

  • Venir cenado, con el pelo limpio y sin laca ni otros productos similares.

  • Es recomendable no tener las uñas pintadas.
  • Tomar la medicación habitual, con la excepción de fármacos que puedan afectar al sueño, en ese caso es recomendable consultar al personal sanitario antes de tomarlos.

  • Traer pijama y sus útiles de aseo.
  • La habitación donde se lleva a cabo la polisomnografía nocturna es similar a una habitación de hotel y está oscura y silenciosa durante la prueba. No compartes la habitación con nadie más. La habitación tiene su propio baño.

  • La habitación tiene una cámara de video, de modo tal que los técnicos de la polisomnografía nocturna que te supervisan pueden ver qué sucede en la habitación cuando las luces están apagadas. También tiene un sistema de audio para que puedan hablarte y oírte desde su área de supervisión fuera de la habitación.

  • Después de prepararte para dormir, uno de los técnicos coloca sensores en el cuero cabelludo, las sienes, el tórax y las piernas con un adhesivo suave, como pegamento o cinta. Los sensores están conectados mediante cables a una computadora, pero los cables son lo suficientemente largos como para permitirte moverte normalmente en la cama. También se coloca una pequeña pinza en el dedo o la oreja para supervisar el nivel de oxígeno en la sangre.

Mientras duermes, un técnico supervisa:

  • Ondas cerebrales
  • Movimientos oculares
  • Frecuencia cardíaca
  • Patrón respiratorio
  • Nivel de oxígeno en sangre
  • Posición corporal
  • Movimientos de las extremidades
  • Ronquidos y otros ruidos que puedas hacer cuando duermes
  • Todas estas mediciones se registran en un gráfico continuo.
  • Los técnicos de la polisomnografía nocturna te supervisan durante toda la noche. Si necesitas ayuda, puedes hablarles a través de los equipos de supervisión. Pueden entrar en la habitación para desconectar los cables si necesitas levantarte durante la noche.
  • Durante el estudio, el técnico puede hacer que pruebes una máquina de presión positiva en las vías respiratorias para la apnea del sueño. Este es un dispositivo que consta de un puente nasal con sellado hermético a través del cual se provee un flujo suave de aire para mejorar la respiración.
  • Tendrás la oportunidad de probar un dispositivo de presión positiva en las vías respiratorias antes de comenzar el estudio del sueño para que no te sorprendas si se utiliza más tarde durante la noche. Si fuese necesario, también puede utilizarse oxígeno durante el estudio para estimular la respiración.
  • Si bien es probable que no te duermas tan fácilmente o tan bien en el centro del sueño como lo haces en tu casa, esto generalmente no afecta los resultados de la prueba. No se requiere toda una noche de sueño para obtener resultados exactos de la polisomnografía nocturna.

Después de la polisomnografía nocturna

  •  En la mañana, se retiran los sensores y puedes retirarte del centro del sueño. Se programará una cita médica de seguimiento con el médico que recomendó la prueba. Puedes retomar tus actividades habituales después de la polisomnografía nocturna.

Resultados

  • Las mediciones registradas durante la polisomnografía proporcionan una gran cantidad de información acerca de los patrones de sueño. Por ejemplo:

  • Las ondas cerebrales y los movimientos oculares durante el sueño pueden ayudar al equipo de atención médica a evaluar las etapas del sueño y a identificar las interrupciones en estas etapas, que pueden deberse a trastornos del sueño, como la narcolepsia, o al trastorno de la conducta durante el sueño con movimientos oculares rápidos.

  • Las modificaciones en la frecuencia cardíaca y respiratoria, así como las alteraciones en los niveles de oxígeno en sangre que son anormales durante el sueño, pueden indicar apnea del sueño.

  • Configuraciones adecuadas de la presión positiva en las vías respiratorias o del oxígeno en caso de que el médico quiera prescribirlos para uso domiciliario.

  • Los movimientos frecuentes de las extremidades que interrumpen el sueño pueden indicar un trastorno de movimiento periódico de las extremidades.

  • Los movimientos o los comportamientos inusuales durante el sueño pueden ser signos de un trastorno de la conducta durante el sueño con movimientos oculares rápidos o de otro trastorno del sueño.

  • La información recolectada durante la polisomnografía es evaluada primero por un técnico en polisomnografía, que utiliza los datos para hacer un gráfico de las etapas y los ciclos del sueño. Luego, el médico del centro de sueño revisa esa información.

  • Pueden pasar hasta dos semanas antes de recibir los resultados de la polisomnografía. En una cita médica de seguimiento, el médico repasa los resultados contigo. En función de los datos obtenidos, el médico hablará sobre algún tratamiento u otros exámenes que puedas necesitar.

  • El médico puede recomendarte una polisomnografía nocturna si sospecha que tienes lo siguiente:

  • Apnea del sueño u otro trastorno respiratorio relacionado con el sueño. En este trastorno, la respiración se detiene y se inicia repetidamente durante el sueño.

  • Síndrome de movimientos periódicos de las piernas. En este trastorno del sueño, las piernas se flexionan y extienden involuntariamente durante el sueño. En ocasiones, este trastorno está relacionado con el síndrome de las piernas inquietas.

  • Narcolepsia. Con este trastorno, experimentas una somnolencia abrumadora y ataques de sueño repentinos durante el día.

  • Trastorno de conducta durante el sueño MOR. Este trastorno del sueño consiste en actuar físicamente los sueños mientras duermes.

  • Comportamientos inusuales durante el sueño. El médico puede realizar este examen si realizas actividades inusuales durante el sueño, como caminar, moverte mucho o hacer movimientos rítmicos.

  • Insomnio crónico inexplicable. Si tienes problemas continuamente para dormirte o para mantener el sueño, el médico podría recomendarte una polisomnografía nocturna.s.