Electromiografía y VCN

La electromiografía se utiliza para evaluar la salud de los músculos y si evalúamos la integridad de las neuronas periféricas ( motoras y sensoriales), se complementa con las velocidades de conducción.

Las neuronas motoras transmiten señales eléctricas que en caso este dañado el nervio, las velocidades de conducción estarán disminuidas, o incluso ausentes (bloqueos), si es la fibra muscular la que tiene la enfermedad (miopatías, distrofias etc), los graficos de la electromiografía convierte estas señales en gráficos, Potenciales de acción muscular compuesto, están pequeños o ausentes y sonidos o valores numéricos bajos.

En la electromiografía se usan dispositivos diminutos denominados «electrodos» para transmitir o detectar señales eléctricas.

  • Durante una electromiografía con aguja, un electrodo de aguja que se introduce directamente en un músculo registra la actividad eléctrica en ese músculo.

  • En un estudio de conducción nerviosa, otra parte de la electromiografía, se usan los electrodos adheridos a la piel (electrodos de superficie) para medir la velocidad y la intensidad de las señales que se desplazan entre dos o más puntos, mediante estimulación eléctrica.

  • Los resultados de la electromiografía pueden revelar una disfunción nerviosa, una disfunción muscular o problemas con la transmisión de señales de nervios a músculos.

Por qué se realiza

El médico tratante te puede solicitar una electromiografía si tienes signos o síntomas que podrían indicar un trastorno nervioso o muscular. Entre estos síntomas, pueden incluirse los siguientes:

  • Hormigueo
  • Entumecimiento
  • Debilidad muscular
  • Dolor o calambre muscular
  • Ciertos tipos de dolor en las extremidades
  • Trastornos musculares, como distrofia muscular o polimiositis
  • Enfermedades que afectan la conexión entre el nervio y el músculo, como la miastenia gravis
  • Trastornos de los nervios que se encuentran fuera de la médula espinal (nervios periféricos), como síndrome del túnel carpiano o neuropatías periféricas
  • Trastornos que afectan las neuronas motoras del cerebro o la médula espinal, como esclerosis lateral amiotrófica o poliomielitis
  • Trastornos que afectan la raíz del nervio, como una hernia de disco en la columna vertebral

Riesgos

La Electromiografía es un procedimiento de riesgo bajo, y es raro que ocurran complicaciones. El riesgo de sangrado, infección y lesión a los nervios donde se inserta un electrodo de aguja es casi innexistente.

Cómo prepararse

El paciente debe ir bañado para evitar infecciones por el procedimiento, debe saber que es molestoso pero tolerable y debe controlar la ansiedad que esto produce. En el caso de niños debe el paciente estar relajado, ideal con sueño, acompañado de un familiar que le de seguridad y no sea ansioso.Durante el procedimiento muchas veces se requiere la sujeción del menor, a veces el estudio es la única alternativa para el diagnóstico.

Precauciones

El especialista en sistema nervioso (neurólogo) que lleva a cabo la electromiografía deberá saber si tienes determinadas enfermedades. Di al neurólogo y a otros integrantes del personal del laboratorio de la electromiografía:

  • Si tienes un marcapasos o cualquier otro dispositivo médico eléctrico
  • Si tomas medicamentos anticoagulantes
  • Si tienes hemofilia, o algún trastorno de la coagulación de la sangre.